jueves, 14 de enero de 2010

Zen

Miro por la ventana del tren
no puede haber nada más zen.

No hay comentarios: