viernes, 26 de febrero de 2010

Paradojas

He descubierto que siento un perturbador placer en decir no cuando veo asomando el deseo por la punta del nabo.
Pero me deja con las mismas ganas de un hombre caliente en mi cama...

No hay comentarios: