sábado, 27 de febrero de 2010

Zancadilla


Me resbalé.
Estaba claro que caía al suelo.
No hacía falta que vinieras tú
A ponerme una zancadilla.





No hay comentarios: