miércoles, 3 de marzo de 2010

Avestruz

Que fácil sería dejarme caer y cerrar los ojos. Y acurrucarse y esperar a que pase todo. Y balancearme levemente mientras susurro una y otra vez un suave ritmo monótono. Y balancearse, balancearse lentamente. Que fácil sería

No hay comentarios: